REALIDADES AL BORDE: CAMBIOS Y PERMANENCIAS – XVII Congreso de la SSP

Nuestro mundo ha sufrido cambios dramáticos en los años recientes principalmente, pero no exclusivamente, debido a la pandemia. Nos encontramos perplejos, tratando de comprender todo eso e imaginando cómo serán nuestras vidas en el futuro.

Fenómenos de profundas raíces históricas, en el mundo en general y en nuestro país en particular, aparecen con mayor crudeza, como si la crisis sanitaria los desnudara, magnificara o distorsionara: pobreza, desigualdad, corrupción, incapacidad política, racismo y otras formas de odio y discriminación: sexismo, extremismo y un largo etcétera. Lo mismo podría decirse de aspectos positivos que a veces tendemos a no mirar con la misma atención.

Pero ¿son las realidades externas las que han cambiado o es que nosotros las estamos viendo a través del lente distorsionado producto del encierro, el miedo y la sensación de indefensión? Y cuando hablamos de realidad, ¿de qué estamos hablando?

¿Y no es acaso cierto que cada uno vive y siente estos eventos desde su particular historia, su lugar en la sociedad, y en el mundo? Pensamos en los bebés nacidos durante la pandemia, en los niños que iniciaron su escolaridad, en los adolescentes que se iban a enamorar por primera vez, en los amantes separados, en los jóvenes que iban a tener el cambio radical de perspectiva al comenzar la universidad, en los enfermos que no pudieron acceder a sus tratamientos porque los hospitales estaban copados, en el personal de salud que tuvo que afrontar el virus en primera línea, en los que perdieron familiares sin poder despedirse de ellos. En los psicoanalistas y psicoterapeutas que tuvieron de cambiar apresuradamente sus modos de trabajo, en los que tuvieron que hacer esfuerzos para mantenerse a flote para poder seguir atendiendo, en los que se vieron impulsados al trabajo comunitario.

Es como si la pandemia nos hubiera llevado a los bordes de nuestras capacidades de muchos modos.  Y todos estos cambios, ¿permanecerán o habrá vuelta atrás? ¿hacia dónde vamos? Las realidades siempre son cambiantes, pero actualmente da la impresión de mayor inestabilidad y aceleración a todo nivel: el cambio climático parece acelerarse, la política se observa inestable e impredecible, la economía viene deteriorándose, no sabemos si la pandemia acabará o se volverá endémica. Y, en medio de todo ello, estamos inmersos en discursos equívocos o distorsionados que proponen verdades a la medida de distintos intereses, entre las cuales es muy difícil distinguir la realidad.

En el campo de nuestra disciplina, en lo que se refiere a la clínica, ¿estamos observando síntomas o configuraciones sintomáticas peculiares de estos tiempos? En lo que se refiere a la técnica, ¿volveremos de la virtualidad? En tiempos de tanta turbulencia ¿cómo haremos para mantener nuestros encuadres, la neutralidad y la abstinencia? En lo que se refiere a la ética, la virtualidad, ¿en qué medida compromete la confidencialidad? ¿Podemos cuidarla? En lo que se refiere al trabajo en comunidad, ¿cómo haremos para mantener nuestra identidad psicoanalítica cuando las demandas son tan diversas? En lo que se refiere a la comprensión de los fenómenos sociales, ¿cómo haremos para ampliar nuestros conceptos suficientemente? ¿Los pedimos prestados de otras disciplinas? ¿dialogamos con ellas?

El título de nuestro congreso: Realidades al borde: Cambios y Permanencias nos invita a reflexionar acerca de lo que hemos y estamos viviendo, y también a imaginar posibles futuros. Necesitamos hacerlo en diálogo entre nosotros, con colegas de otros países y estudiosos de otros saberes, ya que pensar lo contemporáneo así lo requiere.

Sabiendo de tu interés y constante reflexión psicoanalítica   nos complace invitarte a separar fecha.

Próximamente iremos anunciando tanto los invitados como el programa completo e información para la inscripción.

Autor (es):

SPP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *